Las aseguradoras y las víctimas de tráfico

lazonaranja2013

(El lazo naranja de las víctimas de tráfico)

Siempre digo que el significado de víctima pierde todo su valor cuando se tratan de víctimas de tráfico. Ni para jueces, políticos, sociedad, incluso las propias víctimas, las víctimas de tráfico tienen la misma importancia, relevancia, e interés, que cualquier otro tipo de víctima.

Y eso se traduce a la hora de aplicar penas, indemnizaciones y solidaridad.

La propia víctima aún no ha asumido este término. Ya se encarga la sociedad de enviarle el mensaje de que es algo fortuito que nos puede pasar a todos, y que es un drama y una pena con la que hay que cargar por los tiempos modernos.

Somos el colectivo más numeroso y menos reivindicativo. Algunas víctimas sacamos fuerzas para pelear por una sentencia condenatoria para aquel o aquello que ha sido el causante o el desencadenante de la muerte de nuestro ser querido, pero la gran mayoría, quedan tan impactados y hundidos que no conseguirán moverse a tiempo para comenzar una causa que conlleva dolor, tiempo y dinero.

Y los que llegamos a rebelarnos y comenzar esta lucha, ni siquiera peleamos por una indemnización acorde a las recibidas por otras víctimas de otras violencias. Nos conformamos con lo que fríamente el Estado, dice, que vale un pie, una mano, una vida. No peleamos más. Como si nos quemara ese dinero. Como si no nos lo mereciéramos. Como si no nos tuvieran que resarcir por el daño ocasionado, que nunca podrá ser equiparable, pero que en muchos casos será la única forma de sobrevivir para aquellos que se quedaron sin sustento ni posibilidad.

Y si ya era difícil poder reunir fuerzas y pruebas para conseguir un culpable, también nos tenemos que enfrentar con las aseguradoras, esas que en España tienen más negocio en el ramo de accidentes de tráfico, ya que sus indemnizaciones son de menor cuantía que en el resto de Europa, y que te discutirán hasta la rotura de unas gafas, en siniestros con víctimas, o harán todo lo posible por dilatar juicios con no comparecencias, no exposición de pruebas que obran en su poder con bastante tiempo y no comunican hasta el día del juicio, provocando la suspensión del mismo, etc.

Y algunas de estas mismas aseguradoras son las más importantes promotoras en acciones de seguridad vial encaminadas a niños, jóvenes, premios, etc. Supongo que es con la parte que le niegan a la víctima, pero, claro, esas iniciativas salen en los periódicos, lo que no sale es el dolor que producen con sus acciones, provocando la suspensión de juicio y teniendo que volver a empezar, para aquellas víctimas que ya tienen bastante con el mal trago de una nueva sesión de juicio.

Y el Estado, garante de nuestro bienestar, si no eres una víctima política te pueden ir dando.

Y las aseguradoras hablan de dinero. Nosotros las víctimas, hablamos de personas.

En este enlace podéis ver el documento de indemnizaciones del año 2013 para víctimas de tráfico. Nada que ver con los importe a las víctimas de Eta o las últimas víctimas de terrorismo “El 11-M”. Ni las que piden en accidentes de otros tipos de transporte. Todas ellas igual de respetables y produciendo el mismo dolor que produce la pérdida de nuestros muertos en carretera. Por nombrar a las últimas, han recibido una indemnización de alrededor de 900.000 euros.

Queridas víctimas, pelead por vuestros derechos. Si vosotros no estáis en condiciones para hacedlo, ponedlo en manos de expertos, pero no penséis que no lo merecéis. La mayoría de nuestros seres queridos se han ido por un kamikaze, una mala curva, un punto negro, una mala carretera, un violento de la velocidad, un bebedor, un drogado, un irresponsable, un mal nacido. Y alguien tiene que hacerse responsable.

Reconozco que yo no pelee por una indemnización importante, por eso os aconsejo. Y hagamos lo imposible porque las cosas cambien.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por un conductor borracho.

Acerca de Flor Zapata Ruiz

Ahora soy una madre sin hijos. Mi única hija murió por un conductor con alcohol en abril de 2005. Desde entonces escribo para concienciar, especialmente a los jóvenes, sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Concienciación, Muertes en carretera, Reflexiones, Sentencias, Víctimas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *