Queridos Reyes Magos. 2015

siniestros viales

Queridos Reyes Magos:

Como ya sabéis, desde hace años no recibís ninguna carta de esta familia. La persona encargada de escribiros ya no está, y nosotros, por edad y situación anímica, no creemos en la magia.

Pero este año me he decidió a probar con ella. Quizás sea la única que arregle esto.

Quizás vosotros tengáis influencia en las altas instancias. Quizás pudierais actuar de mensajeros y llevar este correo.

Los destinatarios son los ministros de los ministerios de Educación,  Fomento, Justicia, Sanidad e Interior.  Y dice así:

Estimados ministros (no, no, que alguno puede molestarse)

Su ilustrísima (no, no, que estas denominaciones quedaron derogadas con la publicación del Código de Buen Gobierno. Os recomiendo su lectura, no tiene desperdicio)

ORDEN APU/516/2005, de 3 de marzo, por laque se dispone la publicación del Acuerdo del Consejo de Ministros de 18 de febrero de 2005, por el que se aprueba el Código de Buen Gobierno de los miembros del Gobierno y de los altos cargos de la Administración General del Estado.

Señores: (eso está mejor)

Hace tan solo unos días, el Ministerio de Interior publicaba las cifras de víctimas de los  “Siniestros Viales” del pasado 2014. Y lo hacía con la alegría de que, en relación con el año anterior,  el número de víctimas había descendido en tres personas (En 2014, fallecidos, 1131).

Una gran estadística, porque habría sido peor si hubiéramos tocado a una pierna o un brazo menos, que ya se sabe lo que pasa con las estadísticas.

Pero ha resultado ser un espejismo, porque, hoy, cuatro días después,  en este fin de semana, y de momento, ha habido once fallecidos en siete siniestros. En uno de ellos han muerto tres personas de la misma familia. Y en lo que va desde el inicio de navidad, los fallecidos son ya 45.

Vamos que de contentos, nada.

Pero claro, que no toda la culpa es de este ministerio, que ellos ya hacen bastante. Que solo les faltaría poner un policía o un guardia civil detrás de cada conductor para vigilar y multar, y eso tampoco creo que nos gustaría.

Es cierto que han acordado tarde. Podrían haber puesto los controles un poco antes de la navidad y algo se habría logrado.

Pero es que el Ministerio de Justicia también tiene parte de culpa porque, a pesar del nuevo concepto de delito contra la seguridad del tráfico, de los juicios rápidos, etcétera, las sentencias por delitos de tráfico son más suaves e indulgentes,  que una noche de reyes magos. (Perdón, majestades).

Pero a lo que voy.

No sé si no se han dado cuenta que en este mundo global, los siniestros de tráfico tienen que ser, también, tratados de una forma global. Es decir, que todos los ministerios deben estar implicados en su lucha, para conseguir una verdadera disminución de víctimas.

Por ejemplo, el Ministerio de Fomento es parte implicada en gran cantidad de esos mal llamados accidentes de tráfico. ¿Cuántos puntos negros ha eliminado este año dicho ministerio? ¿Cuántas carreteras y su mal estado han sido las causantes de muchas víctimas en el año 2014?

Y siguiendo con la implicación, el Ministerio de Sanidad, ese que tanto se preocupa por nuestra salud, el que nos cura o realiza una política de prevención, para que no perdamos la salud, ¿cuántas campañas  ha realizado este año para prevenir r los llamados accidentes de tráfico? Todavía no he visitado un hospital o centro de salud, en el que me haya encontrado un cártel alusivo a que tomar ciertos medicamentos puede afectar a la hora de conducir,  o que el alcohol, además de enfermar a  diferentes órganos puede producir la muerte si se conduce bajo sus efectos. O que las personas que tienen apneas del sueño pueden  correr peligro cuando conducen.

Pero sí he visto carteles preventivos, informativos o de advertencia sobre la violencia de género,  el Alzheimer, el Parkinson, la gripe… enfermedades, todas ellas, que no producen el número de víctimas que produce cada año el tráfico.

Y qué decir del Ministerio de Educación. Las víctimas seguimos pidiendo una asignatura, obligatoria, sobre seguridad vial, adecuada a cada edad y curso,  desde edad temprana. Porque un niño educado en seguridad vial es un futuro conductor concienciado.

En definitiva, que si todos estos ministerios implicados, estuvieran comprometidos con la seguridad vial, el número de víctimas verdaderamente bajaría.

Señores ministros,  no nos podemos conformar con un descenso de 3 personas, porque no son tres personas menos, son 1.131 personas más que han perdido su vida en las carreteras.

Por favor, pongan más interés de su parte. Lo pedimos las miles y miles de víctimas de años anteriores. Como esta madre, una de las víctimas del año 2005.

Queridos Reyes Magos, muchas gracias por el servicio de correo. Ojalá el próximo año no os tenga que molestar.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor con alcohol.

 

 

Acerca de Flor Zapata Ruiz

Ahora soy una madre sin hijos. Mi única hija murió por un conductor con alcohol en abril de 2005. Desde entonces escribo para concienciar, especialmente a los jóvenes, sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Correo sin entregar, Muertes en carretera, Seguridad Vial, Víctimas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Queridos Reyes Magos. 2015

  1. Inés J. dijo:

    Preciosa carta….espero que llegue a sus majestades…..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>