¿He llegado ya a Badajoz?

lazonaranjaaniversario

Cada día nos desayunamos, comemos o cenamos, con una nueva noticia de alguien que conduce con alcohol u otras drogas, y  se lleva por delante a peatones, ciclistas, arboles o escaleras. Y ya se está volviendo en algo más que habitual. Pero no pasa nada,  PORQUE, POR SUERTE, NO ES UN ATENTADO TERRORISTA.

Claro que si nos pusiéramos a pensar, con cuántos de estos terroristas tenemos la oportunidad de encontrarnos cada día, nos iba a dar tanto miedo como los ataques terroristas que se llevan a cabo.

Y en este diario, del que ya nadie se asusta, que casi nos parece normal, y que, por supuesto, la justicia no será tan inflexible como en cualquier acto terrorista, los causantes, serán acusados de delitos contra la seguridad vial, y poco más.

Sí, disculpad, en el caso de los borrachos y drogados que en Marbella se han llevado por delante a varios peatones con múltiples heridas, y colisión con otros vehículos, causando diez heridos,  al conductor  le han detenido y metido en prisión, sin fianza, y le van a investigar, sobre un delito de tentativa de homicidio, otro de lesiones, y otro contra la seguridad vial.

Y si esto pasaba el domingo, hoy conocemos otro caso de alguien que creía que para llegar a Badajoz había que subir escaleras. Y si quería pasar desapercibido, ante el agente que le estaba observando, no se le ocurrió otra cosa que preguntarle ¿Si había llegado a Badajoz? Este lo ha hecho peor que el que mató a mi hija que le preguntó a la copiloto si tenía carnet de conducir.

Al que mató a mi hija le salió mal porque su acompañante no tenía carnet. Y al que creía que había llegado a Badajoz, tampoco le ha salido bien porque el agente ha podido observar cómo se tambaleaba, se cayó al suelo y olía fuertemente a alcohol. Que manda huevos (perdón), que tengan que fijarse, además, los agentes, en estas cosas, para que luego un juez, a pesar de dar cuatro veces por encima del límite pueda discutir si el dar positivo no impedía en poder conducir o ser delito, que también ha habido casos.

Señores jueces, uno como ese del vídeo se cargó a mi hija, y de paso nos mató a nosotros, sus padres. Ya está bien de que no pase nada por beber y conducir. Ya está bien de hablar de accidentes, como el que se golpea al salir de un parking. Ya está bien de darles todo tipo de facilidades para que recuperen nuevamente los puntos de sus carnet.

Yo no puedo más con tanta condescendencia. Yo no puedo más con esta indiferencia y complicidad de toda la sociedad, ante los famosos “accidentes de tráfico”.

Se imaginan a cuántos se podía haber llevado por delante este, hasta que hubiera llegado a Badajoz. Por cierto el que mató a mi hija también cuadruplicaba la tasa de alcohol (1,07, primero y 1,08 en la segunda toma). Claro que, también es verdad que antes el límite era mayor.

Y yo cada día rememorando este dolor. ¡Ya no puedo más!

Y me desangraré en el intento,

viviré rota

por el resto de mi vida

procurando que

tú no seas el bebedor pasivo (Flor, madre de Helena)

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor con alcohol.

Acerca de Flor Zapata Ruiz

Ahora soy una madre sin hijos. Mi única hija murió por un conductor con alcohol en abril de 2005. Desde entonces escribo para concienciar, especialmente a los jóvenes, sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Alcohol, Concienciación, Correo sin entregar, Drogas, Seguridad Vial, Víctimas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>