Morir en un paso a nivel, sin barreras

16299230_10209582295468744_1473035604793420907_n

Este verano comprobaba en Asturias, que aún quedan pasos a nivel sin barreras.  Me parecía inaudito que en pleno siglo XXI pudiera haber todavía estos pasos, máxime cuando era la entrada y salida de un pequeño pueblo, a orillas de una carretera (Puertas de Vidiago). Aunque he de decir que no era esto solo lo que me asombró. La entrada o salida a este lugar, solo se puede hacer en coche, no existe un paso de peatones, semáforo o puente, para cruzar la carretera, N-634. Yo, al menos, no lo vi.

Y acabo de escuchar que, en otro lugar, en Castilla la Mancha, dos hombres han perdido la vida en uno de esos pasos sin barreras. En este caso son dos paisanos. Sí por mi tierra.

¡Pero cómo pueden seguir existiendo estos pasos!

Y lo llamaran también accidente. Porque me duele el alma de decir que si se pudo evitar no es un accidente, y en este caso también se podría haber evitado con unas barreras.

Dicen que Albert Camus decía que no hay nada más absurdo que morir en un siniestro de coche. En este caso es absurdo y cruel, porque no deberían existir pasos a nivel sin barreras. Pero a quién le importa. En este caso a dos familias del pueblo de Bolaños de Calatrava (Ciudad Real). Los familiares de un hombre de 45 años (padre con dos hijos), y un joven de treinta y cuatros.

El resto, pensarán que un accidente lo tiene cualquiera. Y los maquinistas ya les advierten que “a lo largo de su vida, ocho de cada diez maquinistas arrollarán a una persona en las vías” (Lo llaman arrollar, en ningún momento atropellar).  El 90% son suicidios, pero ¿cómo se consideran estas muertes en pasos a nivel? ¿Imprudencias? Ah, no, se llaman accidentes.

Me llama la atención, que la mayoría de las noticias que hablan del suceso, le dan más importancia a cómo han resuelto el problema al quedar la vía cortada, que a ocuparse de porqué este paso no tiene barreras o qué tipo de seguridad tiene. Eso no importa, no interesa.

¿Por qué siguen existiendo pasos a nivel sin barreras? Es probable que, a partir de ahora, a este paso le pongan barreras.

Paisanos, vuestro dolor es también el mío. Lo siento mucho.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor con alcohol.

 

Acerca de Flor Zapata Ruiz

Ahora soy una madre sin hijos. Mi única hija murió por un conductor con alcohol en abril de 2005. Desde entonces escribo para concienciar, especialmente a los jóvenes, sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Correo sin entregar, Duelo, Sentimientos, Solidaridad, Víctimas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>