El Manifiesto de una madre, por el Día Mundial de las Víctimas de Tráfico

Manifiesto que desde abril de 2005 vivo esta locura que es perder un hijo.

Manifiesto que trato de concienciar para que no se pierdan otros hijos.

Manifiesto que las políticas siguen siendo escasas o nulas para que estas muertes se eviten.

Manifiesto que la sociedad sigue sin vernos como víctimas, hasta que no le toca.

Manifiesto que siguen llamándolo accidente para que quien lo produce no se sienta culpable.

Manifiesto que las políticas no endurecen las penas porque creen que todos podemos ser causantes.

Manifiesto que lo anterior no es cierto porque somos muchos los que conducimos con responsabilidad.

Manifiesto que sí somos culpables de que esto no cambie.

Manifiesto que me desangraré en el intento por que tú no seas el bebedor pasivo.

Manifiesto que todos debemos afear, criticar, condenar la irresponsabilidad de conducir con todo tipo de drogas (incluido el alcohol), a mayor velocidad, atendiendo el teléfono, con indiferencia hacia el prójimo y próximo, con un patinete o bicicleta por la acera, o que las administraciones no mantengan sus aceras, calles y carreteras en buen estado.

Manifiesto que hace catorce años que muero, y tú puedes ser el próximo.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, que murió por culpa de un conductor con alcohol

10 de noviembre de 2019.

Acerca de Flor Zapata Ruiz

Ahora soy una madre sin hijos. Mi única hija murió por un conductor con alcohol en abril de 2005. Desde entonces escribo para concienciar, especialmente a los jóvenes, sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Concienciación, Ideario, Seguridad Vial, Víctimas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *