Lo que nos roban las redes

Hoy comienzo una nueva etapa.

Hoy digo adiós a la dedicación exclusiva a una red. Sí, ahora que los políticos utilizan las redes para compartir sus mentiras, yo decido abandonarlas para que no se pierda lo que escribo o se diluya entre compartir y compartir, para no saber al final quién lo dijo.

Desde 2008, fecha en la que comencé a publicar en Facebook, este se ha comido toda mi actividad, mi tiempo, mis reflexiones, y mi trabajo. Y el resultado no ha sido tan espectacular.

Desde hoy, en mis blogs existirá una nueva etiqueta «Publicadoenlared», e intentaré recopilar todo lo que allí dejé como reflexión, y que al final no tiene copyright, porque las cosas no se comparten, se cortan y pegan.

Y en el siglo de las tecnologías hay más anónimos que nunca. Esas frases que todos conocemos y a las que les sigue «Anónimo del siglo…», ahora en estos tiempos ya no deberían existir porque está más que claro que se sabe quién las pronuncia, pero en las redes se diluyen y cada uno se las apropia como suyas.

Las palabras tienen siempre derechos de autor, y este se concreta cuando se menciona quién las pronunció.

Y yo, hoy, he pronunciado estas:

Llegó el momento de decir ADIÓS. Demasiados años, demasiado esfuerzo, demasiadas cosas hechas por las víctimas y la seguridad vial, para ser solo una madre. Desde ahora, volveré a mis blogs, que estaban abandonados porque este medio lo roba todo. Seguiré solo con mis compromisos y mi escritura. Y los que quieran saber de mí, me encontrarán. Lo siento, no más amigos de pantalla, ni siquiera puedo atender a los reales. Necesito descansar. Han sido muchos años y mucho esfuerzo. Por desgracia, siempre habrá nuevas familias que seguirán con esta lucha que solo les importa a los que les toca o a los que viven de la seguridad vial. Desde hoy, en este muro solo noticias intrascendente. Y lo que escriba en los blogs en los grupos con el mismo nombre: ¡Quiero Conducir, Quiero Vivir! Y Madres sin hijos. Os dejo el lazo naranja de las victimas de siniestros de tráfico, el concepto de Victimas, recogido en un manual de Criminología, y no olvidéis llamarlo siniestro, no accidente. He hecho de todo, hasta una película, nadie me puede pedir más. Aún así, nadie hablará de mí cuando esté muerta, porque mi hija también lo está, porque la mató un conductor borracho. Flor Zapata Ruiz, madredHelena.

Espero no echarme para atrás, y por fin, dedicar ese tiempo a otras cosas.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, a la que mató un conductor borracho.

Acerca de Flor Zapata Ruiz

Ahora soy una madre sin hijos. Mi única hija murió por un conductor con alcohol en abril de 2005. Desde entonces escribo para concienciar, especialmente a los jóvenes, sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Correo sin entregar, Ideario, Reflexiones y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Lo que nos roban las redes

  1. Elena Gómez dijo:

    Flor, lo que decidas que te haga sentir bien, bien está
    Yo te voy a seguir, te encontré aquí y aquí seguire.
    Un beso
    Elena

  2. Montserrat Iglesias dijo:

    Flor, seguro que lo que has escrito en Facebook, no ha pasado inadvertido ni ha caído en saco roto. Damos de las que te seguimos leyendo. Y no somos pocos.
    Un abrazo querida Flor.

  3. Montserrat Iglesias dijo:

    Damos fe*

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *