Cuerda de Delincuentes Viales

El lazo naranja de las víctimas de tráfico

Anoche, el programa “Lo de Évole”, quiso mostrarnos una “cuerda de presos”, delincuentes viales, como víctimas de los hechos que habían cometido, y no cumplió ninguno de los objetivos con los que quisieron difundir y publicitar el episodio: concienciar sobre los “accidentes de tráfico, y transmitir que es algo que le puede pasar a cualquiera.

El Título:

“Un día cualquiera”

El Argumento:

Entrevista a varios delincuentes de delitos de tráfico, dos de ellos con resultado de muerte, contando el hecho que les ha llevado hasta allí. (En ningún momento aparece declaración oficial de los hechos que han desencadenado esa condena).

También, parte de una sesión del curso que tienen que realizar los presos que lo están por conducir sin carnet, impartido por un padre, víctima de tráfico. Lo único bueno del documento.

El Desarrollo:

-Primer delincuente entrando en prisión, después de un hecho acontecido hace siete años. ¡Ole justicia eficaz y eficiente!

Sentimiento de vergüenza, en ningún momento muestra su cara. Conducir con alcohol con resultado de la muerte de una joven.

Me recordó muchísimo al caso de mi hija que también sucedió en una autovía, porque este hablaba de un cambio de carril, y el de mi hija se la llevó por delante cuando intento cambiarse de carril.

-Segundo delincuente, detenido por conducir sin carnet, siete veces. Que digo yo que la guardia civil no nos pide el carnet cuando salimos de casa, sino cuando cometemos alguna infracción. Algo debería hacer mal este individuo para pararle hasta siete veces.

Intento de dar pena porque tiene un hijo y lo tiene que ver desde el cristal. Yo no puedo ver a mi hija ni a través de cristal, ni de nada. Solo puedo ir a llevarle flores.

-Tercer delincuente, con alcohol, en un control mata a un guardia civil padre de familia numerosa. Reincidente conduciendo con alcohol, cosa que él no declara hasta que Jordi se lo recuerda.

Lo único bueno de este tercer preso, los sentimientos de su pareja que confiesa que ojalá se hubiera matado él y no dejar a unos niños huérfanos, y a pesar de ello, la solidaridad más absoluta con su pareja.

-Rueda de presos: Emotivo padre explicando cómo perdió a su hijo, que ya tenemos mérito las víctimas que además de perder a nuestros hijos nos dedicamos a concienciar y en este caso a ser el medio para redimir sus penas. Aquí sí se mostró con detalle el rostro de estos presos, pero en ningún caso se supo individualmente el hecho de cada uno.

Resumen:

Documental sobre delincuentes viales tratados como víctimas en lugar de victimarios. Nunca las víctimas han podido tener un altavoz tan claro para poder expresar sus sentimientos.

Crítica:

Mi opinión personal, y puedo opinar porque lo vi, y soy víctima, me decepcionó y me aburrió.

Si creen que cumplió su objetivo, ese que trataba de publicitar la corporación y la cadena donde se emitía, de documental para concienciar, no lo ha cumplido.

Faltó rigor a la hora de explicar porqué estaban allí. Solo la explicación que daba el interesado.

El título “Un día cualquiera” no era adecuado para lo que se exponía. La mayoría de los presos ya habían tenido avisos, eran reincidentes, aunque no hubieran pasado por la cárcel.

La palabra “accidente”, como muy bien explico el padre que daba la charla, conducir con alcohol y otras drogas, exceso de velocidad, sin atención, con el teléfono, eso no es un accidente, eso es violencia vial y lo que produce es un siniestro de tráfico. Si se pudo evitar no es un accidente, que decimos las víctimas. Y a ver cuando los medios de comunicación empiezan, por ética y solidaridad con las víctimas, a definir las cosas por su nombre: NO LO LLAMES ACCIDENTE SI SE PUDO EVITAR. Y menos sise produce un fallecido.

El entrevistador, no siguiendo su estela de anteriores éxitos y programas, ni fue follonero, ni inquisitivo, ni mostró en ningún momento un poco de afecto hacía las víctimas y repulsa a lo que había cometido estos delincuentes.

Con este programa, nuevamente, se quita importancia a los siniestros de tráfico, dejando entrever que es algo fortuito, casual, que nos puede pasar a todos, y le resta importancia al hecho de quitar una vida. Así nunca va a cambiar esta sociedad.

¡Ah! Y sobre el término “delincuencia vial” o “delito vial”, en mi familia hay un dicho: “tienes toda la razón pero vas a la cárcel”. Si vas en contra de algo que está tipificado como delito en el código penal, te parezca a ti bien o no, estás cometiendo un delito y eres un delincuente.

“Lo llaman accidente para que los que lo provocan no se sientan culpables” De la película “Una vida por delante”

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, a la que mató un conductor con alcohol.

www.quieroconducirquierovivir.com

Acerca de Flor Zapata Ruiz

Ahora soy una madre sin hijos. Mi única hija murió por un conductor con alcohol en abril de 2005. Desde entonces escribo para concienciar, especialmente a los jóvenes, sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Cartas al director, Cine, Concienciación, Correo sin entregar, Muertes en carretera y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Cuerda de Delincuentes Viales

  1. Isabel León Ureña dijo:

    Flor estoy completamente de acuerdo contigo, con cada punto q has analizado con tanto rigor, con cada coma. Ojalá hubiera alguien a la q exponer estas reflexiones estos sentimientos. Estoy muy perdida, no se q puedo hacer para q alguien entienda lo q significa para una familia perder un hijo/a. Un fuerte abrazo. Isabel

    • Querida, no podemos hacer más de lo que hacemos. Solo los que lo hemos pasado lo sabemos, los demás,por mucha empatía que quieran poner, es imposible. Para mí lo más triste es que a la sociedad no le importe y que cada día haya una nueva familia que sufra este dolor. Y me entristece que no haya podido hacer nada para que tú no fueras una nueva madre que sufre. Después de quince años que comencé esta labor, estoy completamente decepcionada. Es como si cada año casi dos mil hijos se marcharan a la guerra para no volver. Y esta sociedad, sigue adormecida. Un fuerte abrazo, compañera de dolor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *