Historia Frustrada de un Lazo Naranja

El lazo naranja de las víctimas de tráfico

Hace doce años, se me ocurrió un lazo naranja para unir a todas las víctimas de tráfico o tránsito, que, como mi hija ala que mató un conductor borracho, habían perdido la vida en el asfalto.

Pregunté al ministerio de sanidad (los muertos en las carreteras eran una pandemia), si un lazo solidario había que registrarlo, si había que contar con ellos. Y me contestaron, los lazos solidarios son eso, solidarios, no se registran, solo se usan. Y eso hice, usarlo.

El primero me lo hice de un resto de cinta que tenía por casa.

Los siguientes, comencé por comprar 10 metros de cinta de raso naranja y después 20, y los regalaba el día de las víctimas.

Se lo propuse en aquel momento a la asociación a la que pertenecía, “Vida en la Carretera”, les pareció genial y mis compañeros, me ayudaron a hacerlos.

Se lo propuse a otra asociación, pero no tuve éxito. Su presidenta decía que ellos tenían un “pin”.

Siguiendo con la lucha por la concienciación, se lo propuse a “Ponle Freno”, y le pareció genial. En la primera ocasión en la que se hizo la Carrera Ponle Freno, con asistencia de víctimas, lo llevábamos puesto, y en la entrega de los premios Ponles Frenos, se entregó a todos los asistentes.

Poco a poco, se fue difundiendo, y las víctimas lo fueron utilizando. El lazo naranja nos iba   identificando a las víctimas de tráfico o tránsito.

Personalmente, me encargué de hacer lazos naranjas para todas  aquellas madre que perdían a sus hijos en las carreteras. Los digitales, con el motivo por el que había muerto, o cómo les habían matado. Y a cada evento que asistís obre Seguridad Vial, lo llevé y lo repartí. Y otras madres, también los hicieron, para reclamar justicia por sus hijos o hijas.



Incluso el propio Ministro Marlaska, lucio el lazo naranja en el estreno de la película «Una Mañana Fría».

Algunas asociaciones comenzaron a utilizarlo para la conmemoración del Día Mundial de las Víctimas de Tráfico, y la propia DGT en alguna de sus delegaciones, se sumó a esa conmemoración aportando una pancarta con el lazo.

En estos años, fuentes, plazas o monumentos emblemáticos de muchas ciudades, se han iluminado de color naranja el Día Mundial de las Víctimas de Tráfico.

Hoy, después de doce años de difusión del lazo naranja, como lazo de las víctimas, me entero que la asociación P(A)T está difundiendo la noticia, para que los ayuntamientos se unan a la iniciativa, de utilizar un lazo negro con líneas discontinuas, como símbolo de “Violencia Vial” y para conmemorar el Día Mundial de las Víctimas de Tráfico. Dice, además, que ha sido adoptado por la Federación Europea de Victimas de la Carretera, y piden a los ayuntamientos que adopten este símbolo.

Ese lazo negro con líneas discontinuas, era un «pin» que identificaba a esta asociación, como otras asociaciones de víctimas tienen otros.

No sé si existe una cinta con ese dibujo, pero supongo que es más difícil conseguirla que una cinta naranja.

Yo solo soy una madre. Ahora una madre sin hijos. Poco puedo hacer ante una asociación que pasó de mi idea y que apuesta por la difusión y expansión de su pin, más allá de no parecerme bien la idea.

Lo que siento es el tiempo dedicado y colaborado, con esta asociación, y que nunca agradeció ni tuvo en cuenta. Ni en las charlas que di en su nombre, ni poniéndoles en contacto con la directora de la película “Una Mañana Fría”, y haciéndoles formar parte de un nuevo proyecto, en memoria de las víctimas, del que nunca habrían formado parte, si no hubiera sido por mí.

Yo seguiré utilizando mi lazo naranja por la memoria de mi hija. Y por todos aquellos que sus madres me pidan.

Ojalá algún día las víctimas de tráfico estén unidas, bajo el símbolo que quieran, que nos represente a todos, pero consigan por todo lo que luchamos y especialmente por unas leyes más justas acordes al daño irreparable que nos hacen, conductores borracho y drogados, violentos viales, kamikazes y desaprensivos quitadores de vida.

Estimados amigos policías, criminólogos viales, concejales de seguridad, asociaciones que si hicisteis vuestro el lazo,  y compañeros y compañeras de lucha, de los que he disfrutado de vuestra amistad y habéis hecho vuestra mi lucha, aunque me duele y dolerá, desde este momento, sois libres de utilizar el lazo, pin,  o logo que os parezca bien o creáis oportuno para conmemorar el día de las víctimas. Lo importante es que ese día estéis, verdaderamente, con las víctimas.

Yo ya realice mi labor, mi lucha, la que me ayudó a sobrevivir estos casi dieciocho años. Soy un verso libre. Todo lo que hice fue siempre desinteresadamente, pero con especial interés en que a otras madres no les pasara lo mismo.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, a la que mató un conductor borracho.

www.quieroconducirquierovivir.com

Acerca de Flor Zapata Ruiz

Ahora soy una madre sin hijos. Mi única hija murió por un conductor con alcohol en abril de 2005. Desde entonces escribo para concienciar, especialmente a los jóvenes, sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en DíaMundialVíctimasTráfico, El lazo de las víctimas, Seguridad Vial y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a Historia Frustrada de un Lazo Naranja

  1. Isabel León Ureña dijo:

    Flor, tu lucha me conmueve. Tu esfuerzo por hacer llegar tu dolor y solidaridad a todas las familias q como yo vivimos, años más tarde, la misma tragedia, es encomiable. Yo soy una de esas madres a las q le diste ese lazo, en el estreno de la película «Una mañana fría», allí te conocí. En ti vi un ejemplo a seguir.
    Sabes q mis circunstancias personales me impiden volcarme en esta labor como a mi me gustaría pero hago lo que puedo
    No se si podré seguir con el proyecto q tenía para el lazo naranja. Lo q si te diré es q es el q representa mi dolor y la pérdida de mi hija Ana. Un abrazo muy fuerte. Isabel León Ureña, madre de Ana, víctima de violencia vial. Un borracho acabó con su vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *