Coches, drogas y velocidad

El famoso sexo, drogas y rock and roll de nuestra época, quedó tan atrás como nuestra juventud. Esa famosa frase ha cambiado porque los componentes y sus consecuencias hoy en día no tienen la misma importancia o el mismo valor en la sociedad.

 

También el famoso “Haz el amor y no la guerra” no tiene sentido. En el ámbito que nos movemos la guerra ha cambiado su denominación y su campo de batalla. Pero sigue existiendo y el resultado que produce en los jóvenes es el mismo que el que veíamos en algunas películas americanas: muerte y mutilación.

 

Solo que, ahora, la guerra tiene como campo de batalla “la carretera”.

 

Hace unos días, en el programa “Diario de…” de la cadena de televisión Telecinco, podíamos observar un documento muy parecido al de hace algún tiempo del programa “callejeros”.

 

Esta vez, el programa presentado por Mercedes Milá, se titulaba “diario de…Delincuentes viales” y nos mostraba a los jóvenes y los hecho delictivos de hoy.

 

Jóvenes bebiendo, tomando otras drogas, y asegurando que después toman el coche sin importarles los controles, sus vidas o las de los demás, utilizando vías alternativas para escaquearse de la policía.

 

También mostraba algunas de las víctimas producidas por el alcohol que otros toman.

 

Como positivo, estaba la actuación de personas que dedican su vida a la lucha para que estas cosas cambien o para educar a los jóvenes en evitar los accidentes como es la actuación del mosso d’ esquadra Mikel Bort, que realiza una clase práctica para concienciar a estos jóvenes, futuros conductores.

 

Aunque la reforma de la ley últimamente define y penaliza actuaciones de esta índole como delitos y muchos de los conductores pueden pisar la cárcel por estos motivos, aún queda mucho por hacer.

 

Muchos jóvenes no son delincuentes, aunque podrían llegar a serlo. Sólo son el resultado de la inconsciencia juvenil y el resultado de sus hormonas. Pero podrían llegar a serlo si  los padres, los educadores, las autoridades, no ponen límites.

 

Otros, no sólo son o podrían ser futuros delincuentes, es que son asesinos en potencia, aunque hayan quien piense que esta aseveración es demasiado dura.

 

Y muchos no llegarán a ser definidos como delincuentes y escaparan de ser calificados, detenidos o imputados,  porque las autoridades, los políticos, muy interesados en reformar las leyes para definir que es sanción o no; o cómo liquidar las multas de la forma más rápida posible, siguen sin mejorar los mecanismo para poder controlar o detener a algunos de esos que siguen haciéndoles pedorretas a los agentes de seguridad vial.

 

¿Para cuando se generalizarán los controles de drogas tal como se hace con los de alcohol? ¿Cuándo se podrá tomar muestra de sangre en los accidentes en los que el conductor quede mal herido y no pueda soplar, sin necesidad de orden judicial? Creo que algo tan importante como esto no está recogido en la nueva ley sancionadora.

 

Y vosotros, los jóvenes, ¿creéis que por no ser detenidos en un control  de alcoholemia habéis escapado del peligro? Sólo os habéis salvado de perder unos puntos. Habéis puesto un paso más en la distancia que os separa de una carretera y la tumba que os cubrirá en cualquier momento.

 

Y si por ser hijos del diablo habéis conseguido salvaros, habréis sido la causa y el motivo de la pérdida de nuestros hijos. Pero yo sigo teniendo la esperanza de que algún día sufriréis por ello, quizás por duplicado, lo que otros hemos sufrimos por vuestra culpa.

 

Gracias a Raúl Serrano unos de los autores del programa “Delincuentes” por su invitación a participar en este programa, su tesón para que lo hiciera, aunque, a pesar de su buena labor no lo logro. Me gusta bromear con lo de que “no doy bien ante las cámaras”. Lo mío es escribir.

 

Os recomiendo que lo veáis en la siguiente dirección:

 

http://mitele.telecinco.es/programas/diario/81386.shtml

 

El 31% de los conductores que mueren en siniestros viales, lo hacía con alcohol.

 

El 40 % tenían restos de estupefacientes o psicofármacos

 

Conducir bajo los efectos del alcohol multiplica por 9 el riesgo de sufrir un accidente. (datos de El País. 7.07.2009)

 

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

 

Esta entrada fue publicada en Alcohol, Jóvenes, Muertes en carretera, Reflexiones, Seguridad Vial. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *