Carta al diputado del PP Ignacio Uriarte

Hoy, 17 de enero de 2011, cuando se cumplen cinco años y nueves meses de la muerte de mi hija, por la acción de un conductor con alcohol, diferentes medios de comunicación se hacían eco de la noticia sobre la sentencia impuesta por el Tribunal Supremo a su persona, como consecuencia de los hechos producido el día 19 de enero  de 2010, cuando conducía, irresponsablemente, bajo los efectos del alcohol.

Ocho meses sin carnet y una multa de 2.400 Euros ha sido la sentencia. Supongo que no le costará mucho pagarla, y no conducir durante este tiempo, tampoco. Seguro que tendrá la posibilidad de que alguien le lleve y le traiga.

Alguna asociación de víctimas se ha cuestionado por qué no le han puesto como castigo los cursos de reeducación o los trabajos en favor de la sociedad, pero eso es algo que solo lo decide el juez y después de la última reforma del Código Penal  es  lo uno o lo otro (multa o trabajos para la sociedad).

Hay quien se cuestiona que habría sido más efectivo: una multa dentro de su estatus no hace el mismo daño que a alguien que no tiene medios económicos, pero yo entiendo que el Juez haya pensado que usted ya hace trabajos para la sociedad, es más, Ud. es un servidor público o debería serlo.

Señor Uriarte, ha tenido mucha suerte. Con todo. Con el accidente, con el delito, con la pena y sobre todo, con su vida, que podría haber perdido. O haber sido el causante de la muerte de otro. Pero ha cometido una gran cagada, porque cualquier otro podría haber tenido un descuido, un desliz, un intento de justificación, aunque al final para cualquiera sería también un delito, que no imprudencia como usted comenta,  pero usted que era además componente del grupo de Seguridad Vial del Congreso…

Parece ser que  ha asumido su culpa, que ha pedido no tener trato de favor, aunque al final le han tratado como lo que es, un diputado, y se ha librado de un juicio tras alcanzar un acuerdo entre su defensor y la Fiscalía, pero en ese acuerdo debería haber pedido que le hubieran impuesto otro tipo de pena. Por ejemplo, haber entrado en contacto con las víctimas.

Yo misma le habría invitado a pasar un día conmigo, en mi casa. Escribiendo para concienciar sobre los peligros de una conducción irresponsable. Inventando un lazo para identificarnos como víctimas, este año más de 1700. Rodeada de las fotos de mi hija, la única que tenía,  una joven de 20 años que perdió la vida exactamente en un accidente como el que usted provocó (colisión por alcance). Es cierto que el conductor que la mató llevaba más alcohol que usted pero el resultado podría haber sido el mismo.

Y seguro que muchas de las víctimas a las que les ha cambiado su vida y ahora se encuentran en el hospital de tetrapléjicos de Toledo, o en sus casas, en una silla de rueda, o necesitando que alguien les lleve a rehabilitación, al médico, a la compra, habrían estado encantados de invitarle y enseñarle como es el día a día.

Muchas víctimas que lloran cada día a sus muertos habrían estados encantados de ponerle al día sobre las consecuencias de los delitos de seguridad vial.

Todos los diecisiete son malos para mí. Y los dieciocho, porque ese día un verde manto de fina hierba cubrió el joven y hermoso cuerpo de mi hija. Hoy también lo ha sido.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor con alcohol.

Esta entrada fue publicada en Alcohol, Correo sin entregar, Madres sin hijos, Seguridad Vial, Sentencias, Víctimas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Carta al diputado del PP Ignacio Uriarte

  1. Manoli madre de EDU dijo:

    sin palabras mejor me callo lo que pienso porque a esto se le llama justicia

  2. Vane dijo:

    Lo puedes decir más alto, pero no más claro…..completamente de acuerdo flor…completamente

  3. Laura dijo:

    Lo más irónico es que recuerdo cómo Ignacio Uriarte, como presidente de Nuevas Generaciones, pujaba por introducir educación vial en el currículo de enseñanza secundaria (algo que a mí no sé si me parece adecuado, pero eso es un caso aparte). Se supone que no conducir bebido tendría que ser una de las primeras lecciones para superar la asignatura….

  4. Siento verdadera repugnancia por esta paupérrima sanción a un individuo que pertenecía a la Comisión de Seguridad Vial a quién debiera habérsele dictado una sentencia ejemplar y disuasoria para evitar así que todos veamos la impunidad y lo fácil y gratuito que es disponerse a atentar contra la vida de los demás.

    Un mal ejemplo para los jóvenes el que ha demostrado este presidente de Nuevas Generaciones que no ha entregado su acta de diputado para permitirse ser aforado en esta denigrante pantomima judicial.

    Yo también hubiera estado encantado de ser su guía y enseñarle a los cientos de personas con daño cerebral adquirido y lesiones medulares por accidentes en el Instututo Guttman de Badalona donde pasamos largos meses con nuestra pequeña Julia por culpa de individuos como este indigno representante de los ciudadanos y encima votado como diputado por mi propia provincia, Alicante.

    Siento ser tan duro en mis palabras pero así lo siento y así lo expreso…
    Julia, te quiero con el alma vida mía.
    Un fuerte abrazo a todos.

  5. Estoy completamente de acuerdo con tu artículo Flor, es más muy comedido para lo que realmente se merece.

    Enhorabuena, mucho ánimo y un abrazo, desde la PMSV te seguimos y leemos tu blog asiduamente.

    V’ssss por la vida y por la seguridad vial.

  6. Esther, madre de Juan dijo:

    Por desgracia, Flor, ya sabes como funcionan estas cosas. Siempre ha habido «clases» y este tipo de gente lo tiene todo. Da igual lo q hagan; por muy malo q sea, siempre salen airosos de todas las situaciones. Los demás tenemos que luchar con uñas y dientes para conseguir algo y a veces no conseguimos nada o… muy poco.
    No sé como, pero no se les cae la cara de vergüenza, bueno, la verdad es que no tienen…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *