Los dineros de la DGT

 

 lazonaranja víctimas tráfico

A pesar de las miles y miles de víctimas, a lo largo de los años,  que provocan los mal llamados accidentes de tráfico, éste es un sector al que menos atención muestran los políticos e instituciones.

Las ayudas a las víctimas, solo llegan a través de los correspondientes seguros, cuando llegan, después de una larga espera  si se tiene pendiente juicio, y casi siempre son indemnizaciones muy por debajo de las que reciben en caso de víctimas de accidentes aéreos o víctimas de terrorismo, y por supuesto, muy por debajo de las indemnizaciones pagadas por las mismas compañía de seguros, en otros países de Europa.

La pérdida de un cabeza de familia puede ser la ruina para su mujer e hijos, y no hablamos de los que se quedan malheridos, postrados en una cama o en una silla de ruedas e impedidos para seguir realizando su trabajo habitual, e imposible vivir en la casa que tenían hasta ahora.

Las asociaciones de víctimas tampoco pueden hacer mucho porque las ayudas con las que cuentan no llegan más allá de las cuotas de sus socios, la mayoría afectados o familiares, y casi se puede decir que muy pocos simpatizantes.

Estas asociaciones de víctimas, que además de dar acogida a las nuevas víctimas, asesorarles sobre trámites y procesos judiciales, y sobre todo acompañamiento y lucha, poco pueden hacer para ayudarles económicamente, aunque desde hace tiempo luchan por que desde el gobierno se haga.

Desde hace casi nueve años, tiempo que llevo conociendo algo de este mundo, las asociaciones hemos luchado por un cambio en la sociedad, en los usos y costumbres, en las leyes, una implicación política en el tema de la Seguridad Vial, y ayudar a las nuevas víctimas.

Se han ido consiguiendo cositas, pero aún queda mucho por lograr.

Cuando mataron a mi hija, yo encontré un mensaje en el teléfono. Nadie vino a mi casa, nadie me ofreció ayuda psicológica, salvo la de la empresa donde trabajaba, nadie me asesoró, y ningún político asistió a su funeral, a pesar de que ese año mi hija era una de las más de 5000 víctimas de la carretera.

Ahora, se han implantado algunas oficinas de atención a las víctimas. Incluso algunos municipios las tienen a través de sus ayuntamientos.

Las asociaciones, algunas, reciben una pequeña subvención, que por supuesto antes han tenido que realizar una petición muy bien sustentada, y con un detallado estudio de  en qué se va a utilizar. Casi siempre destinado a campañas de concienciación que suponen un gasto extra para la asociación, y que en ningún momento responde al total invertido, pero nada que ver con una ayuda económica para las víctimas en apuros económicos.

Las asociaciones de víctimas que dedican gran parte de su tiempo en esfuerzos para pedir mejoras de infraestructuras, políticas y leyes acordes con el daño causado, llevan a cabo una labor con las víctimas y con el resto de la sociedad que no es pagada ni subvencionada. La gran mayoría de sus miembros realizan todas esas labores por puro altruismo, y por la memoria de sus familiares y en pos de que a otros no les pase.

Y dentro de su labor de concienciación, llevan años dedicándose, también, a labores de seguridad vial, especialmente destinada a los niños.

Y entre sus muchas peticiones están, estaban y estarán,  las de reclamar para las víctima, parte de los ingresos que percibe la DGT a través de las sanciones, para ayudar a las víctimas, para mejoras de infraestructura o eliminación de puntos negros.

Pero los dineros de la DGT que, aún época de crisis, siguen siendo muchos, porque las infracciones siguen siendo muy altas, llegan a las asociaciones con cuentagotas.

Y si no, miren la muestra. ¿Qué se puede hacer tan solo con medio millón de euros para todas las asociaciones existentes?

Importe recibido por algunas de las asociaciones:

  • FEDACE (Federación Española de Daño Cerebral) se llevó 81.793 euros en concepto de “atención psicológica integral para la promoción de la autonomía personal de personas con daño cerebral por traumatismo craneoencefálico en accidentes de tráfico y programa de Prevención para la Seguridad Vial”.
  • DIA (Asociación Estatal de Víctimas de Accidentes) se hizo con 74.432 euros para el “servicio de atención integral a víctimas de accidentes de tráfico; ‘Alguien muy especial ha tenido un accidente’: servicio de apoyo a la infancia victima directa o indirecta de accidente de tráfico; servicio de asesoramiento legal a víctimas de accidentes de tráfico, familiares y profesionales; proyecto para crear una red de voluntariado a nivel nacional en la Asociación de Víctimas de Accidentes DIA; jornadas de formación sobre herramientas para auto cuidado de los intervinientes; prevención del Trastorno de Estrés Postraumático en víctimas de accidentes de tráfico; y el programa de concienciación vial para jóvenes”.
  • STOP ACCIDENTES, con 73.614 euros para la “intervención integral psicosocial a víctimas y familiares de accidentes de tráfico; atención a las víctimas y familiares en el ámbito jurídico y el programa La seguridad vial, es por ti y es por todos”
  • ASPAYM (Asociación de Parapléjicos y Grandes discapacitados Físicos) también recibió 73.614 euros para “atención al nuevo lesionado medular por accidente de tráfico y sus familias; campaña de prevención de accidentes de tráfico: ‘No corras. No bebas. No cambies de ruedas’; una razón más para sumar esfuerzos: Prevención y atención de las personas con lesión medular por accidentes de tráfico
  • AESLEME (Asociación para el Estudio de la Lesión Medular Espinal) se hizo con 71.978 euros destinados a “atención jurídica y psicológica; ‘Te puede pasar’; Road Show; cursos de reeducación del carné por puntos; programa de prevención del consumo del alcohol y otras drogas ligadas a la conducción de vehículos: ‘Si controlas, vuelves’; curso de formador de formadores
  • PAT (Asociación Española de Prevención de Accidentes de Tráfico) recibió 38.443 euros para programa de orientación y atención psicológica, jurídica y social a víctimas de accidentes de tráfico; programa de orientación y atención jurídico-legal a víctimas de accidentes de tráfico; ‘45 años comprometidos con la seguridad vial’; ‘Conciencia, con ciencia’.
  • Fundación CEA se hizo con 14.723 euros que dedica al servicio de atención de 24 horas a víctimas de accidentes de tráfico y su portal Seguridad-vial.net.
  • Fundación AVATA tuvo otros 14.723 euros para “la plataforma online de ayuda psicológica a víctimas de accidentes de tráfico; intervención integral en accidentes de tráfico; ‘En carretera conciencia-T’; la revista sensibilización accidente de tráfico; ayuda con imágenes a mejorar nuestras carreteras; ‘El día de nuestras víctimas’; ‘Que hablen las víctimas’”.
  • Asociación LOLA VELAYOS recibió 6.681 euros en materia de “intervención psicológica; asistencia jurídica; prevención de accidentes ‘in itinere’; prevención, concienciación y sensibilización en accidentes de tráfico

Por supuesto, la asociación a la que pertenezco, Vida en la Carretera, ni un duro. De momento, no la hemos pedido.

En cambio, la DGT destinara 1,2 millones para radares. Y no me parece mal si están ubicados en zonas que verdaderamente sean necesarios y realicen una labor de sanción reeducativa y prevención de accidentes.

Me encanta ver a la guardia civil de tráfico o la policía local en las carreteras y las calles. Me da seguridad. Me produce agradecimiento. Pero me saca de mis casillas cuando está detrás de unos matorrales o un poco más adelante de uno de esos radares que no evitan accidentes.

¿Y cómo no si parece ser que es la forma de llevar un sobresueldo en estos tiempos de crisis?

¿Entenderá la DGT que los ciudadanos pensemos que se hace poco por la seguridad vial, y menos aún por las víctimas?

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor borracho. Miembro de la asociación , Vida en la Carretera, asociación de afectados por la violencia vial.

 

Acerca de Flor Zapata Ruiz

Ahora soy una madre sin hijos. Mi única hija murió por un conductor con alcohol en abril de 2005. Desde entonces escribo para concienciar, especialmente a los jóvenes, sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Concienciación, Correo sin entregar, D.G.T., Víctimas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *