Sin salida no hay vida

Garrucha es una localidad de Almería, famosa por su gamba roja. Menos famosa que la gamba pero con mayor producto económico es la actividad de su puerto, al que llegan grandes barcos de 32 países del mundo, para cargar material de construcción: mármol, yeso, piedra caliza, etc.

Según información del año 2012, año en el que hubo un aumento de la actividad del puerto del 21%, en ese año pasaron por el mismo 216 barcos. Y en ese año, en los meses de julio y septiembre, se llegaron a utilizar para llenar esos barcos, 120 camiones que realizaron  1.100 viajes diarios, de ida y vuelta, sobre todo, a las canteras de Sorbas (3.7 millones de toneladas).

Hasta aquí, una gran noticia, comparada con la crisis que padecemos en la construcción, pero son 1.100 camiones, diarios, saliendo y entrando al puerto y pasando por la  A-370 dirección Turre, y, a su vez,  pasando por la puerta de una urbanización: Urbanización Farmacéutica.

Esta urbanización, situada entre los kilómetros 10-11 de esta misma carretera, y separada del resto del pueblo de Garrucha por la misma,  no cuenta con ningún paso para cruzar al otro lado donde continúa el pueblo.

Ni paso de cebra, ni semáforo, ni puente, nada de nada. Salir de la urbanización, a pie, supone un gran peligro. No es más fácil para los coches, pero hacerlo a pie e intentar cruzar la carretera es tarea casi suicida.

20140822_160341

(Salida de la urbanización)

Dicen sus vecinos, que, antes, esta carretera apenas tenía tránsito, pero ahora es camino obligado para los camiones que se dirigen al puerto, y para los coches que van o vienen a Mojacar, Turre, o simplemente para incorporarse a la A-7 dirección Almería o Murcia.

20140821_09123320140821_091243

(Subida y curva antes de la urbanización)

Esta urbanización se encuentra en un alto, justo a la salida de un cambio de rasante, y a pesar de las limitaciones de velocidad a través de las señales y bandas sonoras en el suelo, los coches y camiones suben la cuesta a una velocidad endiablada. De nada sirve la señalización.  La visibilidad de los que salen de la urbanización es muy mala, y los coches que llegan hasta ella con su velocidad aumentada para superar la cuesta, tampoco la tienen mejor, encontrándose de repente con la entrada y la salida de dicha urbanización.

20140821_09125120140822_160348

Hace unos días, fui testigo de como una joven llamaba a su madre para decirle que  no podía salir, que tenía que hacerlo pero le daba miedo.

Parece ser que sus vecinos ya han consultado, hablado, protestado,  pedido, exigido, una solución, pero el ayuntamiento dice que no puede hacer nada que no es de su competencia, y la junta de Andalucía tampoco le da soluciones. Y así llevan toda la vida, pero recrudecido en estos últimos años en los que el tráfico ha aumentado.

Me pareció tan angustiosa la llamada de esa niña a su madre diciéndole que no podía salir, que prometí a la madre hacer lo posible porque esto se supiera.

Y, además de haberlo puesto en conocimiento de la prensa, lo hago aquí, por si alguien lo lee y puede hacer algo.

Estoy convencida de que hasta que no ocurra una desgracia, no se pondrá solución al problema. Y sería tan fácil, por ejemplo,  con un semáforo con pulsador, o con una pasarela elevada que iría a salir a un parque que hay justo enfrente de la urbanización.

Este caso me recuerda mucho a otro de hace unos años, la Aparecida, el punto más conflictivo de las carreteras españolas. Se trataba de un colegio situado en la pedanía de la Aparecida, situado en la N-340  Alicante- Murcia, donde el pueblo exigía una rotonda por la peligrosidad del cruce al colegio. En ese punto se habían producido en tres años, 13 accidentes con 23 víctimas. Los vecinos de la Aparecida, lo consiguieron,  pero costó muchas víctimas, peticiones y manifestaciones.

En este caso es una urbanización todavía, afortunadamente,  sin víctimas, pero si sigue así sin una solución, seguro que las habrá.

Vecinos de la Urbanización Farmacéutica, no tiréis la toalla. No es la primera carretera que tienen un paso de cebra, aunque me temo que no sería la solución. Seguid luchando. La vida de cualquiera de vosotros o de los conductores que pasan por ahí, vale la pena.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor con alcohol.

 

Acerca de Flor Zapata Ruiz

Ahora soy una madre sin hijos. Mi única hija murió por un conductor con alcohol en abril de 2005. Desde entonces escribo para concienciar, especialmente a los jóvenes, sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Concienciación, Historias, Reflexiones, Seguridad Vial y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Sin salida no hay vida

  1. Saludos Flor.

    Vivo de forma permanente en La Urbanización Los Farmacéuticos de Garrucha.

    Ya se me comentó la inminencia de la publicación de este articulo, por parte de conocidos comunes de Murcia. A nivel personal estaría dispuesto a colaborar contigo en lo que fuese necesario, no sólo para “resolver” temas puntuales como éste, sino en lo que pudiera ayudarte en esta tarea de compromiso que tienes y por supuesto contigo, en la medida que yo mismo pueda.

    Atte.

    Manuel Ramírez Trúncer
    Garrucha, Almería.

    • Hola Manuel: Desafortunadamente, mi gestión se quedó a medias. La periodista que quedó en hacer un reportaje del tema no volvió a dar señales, y es fundamental que salga en la prensa para hacer presión. Lo siguiente que tengo pensando es mandar el escrito al ayuntamiento, pero ando un poco liada y no he podido volver a hacer nada. Como ya le comenté a tu vecina, es muy importante que hagáis presión, sin lucha no se consigue nada. Muchas gracias por tu ofrecimiento, lo tendré en cuenta y lo que yo pueda hacer contad con ello. Ojalá hubiera conseguido que saliera en la prensa, pero no desesperaremos, lo seguiremos intentando. Un afectuoso saludo. Flor Zapata Ruiz, madredHelena.

  2. aurelio villar dijo:

    Si eres el Manuel Ramírez Truncer que yo creo, me gustaría saber de ti.

    Aurelio Villar 657 84 84 64

  3. aurelio villar dijo:

    Si eres el manuel ramirez truncer que creo, me gustaría saber de ti

    Aurelio seis cinco siete ocho cuatro ocho cuatro seis cuatro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>