Entre fechas

Si ya es difícil recordar el Día Mundial en Recuerdo de las Víctimas de Tráfico, porque no es un día en concreto, sino el tercer domingo de noviembre, con lo que cada año es un día distinto, encima es una fecha de noviembre, entre otra fechas más importantes, por que la sociedad lo ha decidido así. O la Organización Mundial de la Salud, con lo cual, seguimos observando como «los accidentes de tráficos», como los denomina, no tienen ninguna importancia.

Y entre esas fechas está el veinte de noviembre, que es el Día Universal del Niño, y el Día Internacional para Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, que el 17 de diciembre de 1999, la Asamblea General de las Naciones Unidas, declaro el día 25 de noviembre como este día y con el que estoy totalmente de acuerdo.

Hace unos años, con motivo de una de mis charlas, en esta ocasión a personal medico y de enfermería en el hospital de Móstoles, le comenté en aquel momento a una representante de Sanidad de la Comunidad de Madrid, ¿por qué si la OMS consideraba los accidentes de tráfico como un tema de salud, por qué jamás había visto en un centro de salud, en un hospital un cartel o una advertencia sobre las precauciones a la hora de conducir? ¿Por qué no se visualizaba sobre los peligros del alcohol u otras drogas a la hora de conducir? Y me admitió que tenía toda la razón y que tratarían de subsanarlo.

Sigo sin verlo. Pero el otro día, en mi centro de salud, encontré este cartel:

Nunca imaginé que mi hija pudiera morir en un siniestro de tráfico. Si se me pasó por la cabeza que pudiese sufrir acoso o agresión por parte de un hombre, porque ese miedo siempre lo hemos tenido las mujeres. Pero la realidad es que la mató un conductor con alcohol.

Sigo apuntando que estoy totalmente en desacuerdo con cualquier violencia, y más si va dirigida a la mujer. Quiero dejar claro que, máxime como mujer, apoyo todo lo que se haga contra esta violencia.

Hay muchas víctimas de tráfico, y asociaciones de víctimas, que al igual que yo he cambiado el título de víctimas de accidentes de tráfico por víctimas de siniestro de tráfico, ellos lo han cambiado por el de «Víctimas de Violencia Vial». Llevan años pidiendo que se hable de esa violencia, que se admita ese tipo de violencia, pero es inútil porque si a los «accidentes de tráfico» no se les da mayor importancia, menos aún el adoptar este término.

Pero vais a ver todo lo que se considera violencia vial. Sin tener en cuenta que conducir con alcohol u otras drogas es otra forma de ejercer violencia y que produce muerte:

Y me encanta ver que cada vez hay más pueblos, ciudades, países, que hacen visible esta violencia, y que la ciudades se preparan e incluso han comenzado ya a realizar homenajes, acciones, eventos, en memoria de estas. Incluso en mi ciudad ya hay preparado una serie de eventos para visibilizar este día.

El día de las víctimas, lo que conseguimos fue el lazo naranja en la portada de la publicación del ayuntamiento, y una entrevista a mi persona, de lo que estoy muy agradecida, pero nada más.

Hoy, todas las televisiones hablan, comentan, documentan, visibilizan este problema de la violencia de genero. Y me parece perfecto. Pero permitirme que sienta envidia, porque hace solo una semana, las pocas víctimas que nos manifestábamos recordando a nuestros muertos o pidiendo mayores condenas, no hemos tenido ni la décima parte de atención.

Porque mi hija no murió en un accidente. A mi hija la mató un conductor con alcohol.

Sigo pensando que esta sociedad no nos da ninguna importancia. Pero es más fácil que mueras en un siniestros de tráfico que a manos de un maltratador. Y no me lo toméis a mal, pero nuestros muertos, que no lo han sido en un accidente, sino que les han quitado la vida, están también muertos.

Las víctimas de siniestros viales, en lo que va de año, son más de 900. La cifra oficial a Septiembre era de 802 muertos, que no fallecidos.

El número de mujeres muertas por violencia de genero, desde 2003 que es cuando se comenzó a contabilizar, es de 1026.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

www.quieroconducirquierovivir.com

Acerca de Flor Zapata Ruiz

Ahora soy una madre sin hijos. Mi única hija murió por un conductor con alcohol en abril de 2005. Desde entonces escribo para concienciar, especialmente a los jóvenes, sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Aniversario/Conmemoración, Concienciación, Convocatoria/Celebración, DíaMundialVíctimasTráfico, Sentimientos, Solidaridad, Víctimas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *