Accidentes de tráfico 2

calas Santiago

«Lo llaman accidente para que los culpables se sientan mejor». Esta es una frase de la película «Una vida por delante», y es así. Solo los que hemos pasado por ello, sabemos cómo te parte la vida un accidente de tráfico. Cómo la palabra accidente le resta importancia a la muerte. Cómo los que matan con un coche, no tienen prisión preventiva y cómo, en muchos casos, huyen del lugar, dan miles de excusas para justificar el hecho, como el que mató a mi hija, el borracho decía que había sido un golpe en cadena, cuando no había más coche que el de él.

Pero la gran mayoría de las muertes que producen los «accidentes de tráfico», no son accidentes, porque ir bebido, drogado, con exceso de velocidad, mirando el teléfono, no es un accidente, es una acción determinada, voluntaria, y sin justificación.

Los que producen esas muertes, y en el mejor de los casos, pagarán por ello con una pena ridícula, no tendrán un cumple sin velas que recordar, un aniversario, una pena que les destrozará por dentro y fuera y les amargará la vida para siempre.

Mañana es el cumpleaños de mi hija. Treinta y cinco años. Pero hoy ha sido el cumple de otro joven, Iván, que también murió atropellado por un indeseable con un historial para haber estado en la cárcel y no en la calle. Y hoy es el aniversario de la muerte de Carlos Parra, causada por Ortega Cano.

Y cada día, cada semana, cada mes, cada año, mueren otros y otros, y así hasta más de mil cada año, solo en España. Sin contar con los que se quedan con secuelas de por vida.

Pero no tiene importancia, solo para los que nos toca. Son muertes sin importancia: «Accidentes»

lazonaranjaaniversario

Mañana no podré besar a mi hija, ni abrazarla, ni ver como se ha convertido en toda una mujer. Cómo me podría haber hecho abuela.

Y yo me muero de dolor.

No me digas que mi hija murió en un accidente. A mi hija la mató un conductor borracho. Y a nosotros nos partió la vida.

Feliz cumple sin velas, querida hija.

cumplehelena

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor borracho.

Acerca de Flor Zapata Ruiz

Ahora soy una madre sin hijos. Mi única hija murió por un conductor con alcohol en abril de 2005. Desde entonces escribo para concienciar, especialmente a los jóvenes, sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Aniversario/Conmemoración, Quieroconducirquierovivir, Víctimas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *