A la Administración no se le toca

-Artículo 385.2 del Código Penal, tipifica como delito la conducta consistente en originar un grave riesgo para la circulación “no restableciendo la seguridad de la vía cuando haya obligación de hacerlo”

 

Algunos datos de la autovía M-607:

Número de accidentes desde el punto kilométrico 28,00 al 30 de la M-607 según la agrupación de tráfico de la Guardia civil, de los años 2007 a marzo de 2010:

2007 accidentes 31: Resultado 22 heridos leves y uno grave.

2008: accidentes 33 con resultado de 26 heridos leves y un muerto

2009; 61 accidentes con resultado de 38 heridos leves, 2 heridos graves y un muerto

2010 (Hasta marzo): 29 accidentes con resultado de 17 heridos leves y 2 heridos graves

-Número de accidentes en toda la M-607 desde 2008:

-723 Accidentes con  9 muertos

 

 

Extracto de las conclusiones de la fiscalía sobre el estudio realizado por los peritos en la M-607:

…el informe pericial pone de manifiesto las deficiencias de la vía analizada, las cuales vienen concretadas en defectos de trazado y diseño en su mayor parte… existencia de tramos rectos cuya longitud es insuficiente y no cumple la normativa, las clotoides tienen longitudes y parámetros insuficientes y no cumplen la normativa, igual ocurre con los peraltes de las tres curvas circulares y con la inclinación de la rasante… irregularidades en las que se ha incurrido en el momento del diseño de la carretera…

Omisiones que sí inciden en la seguridad de la vía y que sí tienen una relación directa con el mantenimiento y conservación de la calzada:

Inexistencia de una barrera de seguridad metálica en el lado izquierdo de la calzada entre los puntos k. 28+490 al 28+850.

Defectos en la capa de rodadura.

Inexistencia de una señal con límite de velocidad de 85 km/h.

 

Juan Calleja Rincón, murió en un punto negro de la M-607, Carretera de Madrid a Colmenar Viejo. Era el 18 de octubre de 2008.  La misma carretera donde murió mi hija, aunque esas fueron otras circunstancias. Quizá por eso, fue por lo que escribí sobre esta nueva muerte, y así surgió mi relación con Esther Rincón, la madre de Juan.

Creo que, en estos cuatro años, este blog no ha recogido más escritos sobre Helena, mi hija, y sobre la curva de Juan, que sobre cualquier otro tema. Y después de esos cuatro años, tengo que cerrar este tema con una sentencia, completamente injusta.

La historia de Juan, cómo dio señales de que su muerte no fue por su culpa, mi encuentro con su madre, el comienzo de una lucha, el regalo de Juan a su madre en forma de vídeo, la visita al fiscal de seguridad vial y el comienzo del estudio sobre la responsabilidad de la comunidad en el mantenimiento de esta vía, la vista, y por último este post sobre la sentencia, toda la historia, ha llenado de post este blog.

Pero, aunque a la administración no se le toca, no esperaba esta sentencia tan desoladora e injusta. Máxime, cuando a Esther Rincón, ya le habían dado la razón, modificando la curva donde murió su hijo.

Ahora, la magistrada María Jesús Vega Torres dice que la Comunidad de Madrid no tiene la culpa. Rechaza la relación causa efecto entre el diseño de la curva del kilómetro 28,800 de la M-607 y el accidente mortal.

No tiene en cuenta ninguno de los informes presentados por los peritos sobre el estado de la carretera, su capa de rodadura y la capacidad para drenar el agua. También desestima que fuera importante que no estuviera bien señalizada, ni que el agua caída fura determinante.

Sólo tiene en cuenta, el informe de la guardia civil, y lo interpreta a su antojo: Velocidad inadecuada lo traduce por “exceso de velocidad”.

Pero el caso es que esa carretera, mal diseñada y trazada según un informe de la fiscalía, que abrió diligencias para ver la causa de tantos accidentes en esa carretera, aunque, al final, eximió de culpabilidad a la Comunidad de Madrid, cuando estaba clarísimo que la comunidad se desentendió durante años del mantenimiento de esta vía,  que no cumplió sus promesas electorales sobre un nuevo carril, y  hasta el propio ingeniero encargado de la conservación de la misma dimitió.

La propia Comunidad, después de esta denuncia de Esther Rincón,  se puso manos a  la obra, arreglo esta vía y elimino, modificándola, esta curva de la muerte. Todo ello, dan la razón a Esther Rincón. Y me vuelvo a repetir, pero es por sino ha quedado claro.

La vida de Juan vale para la administración, 11.500 euros. Le sale barato. Y, además, sienta el precedente de que todos los que han muerto en esa vía, tampoco van a conseguir nada si reclaman.

Y no solo eso, cualquier otra reclamación por las muertes producidas en puntos negros, tampoco van a tener una contestación adecuada, pues, según esta magistrada, no es importante que un punto negro esté señalizado.

Esther no reclamo dinero, reclamó la dignidad de su hijo, su buen nombre, y que otros no se quedaran en ese punto negro. Y es lo que ha conseguido, salvar vidas.

Querida Esther, no le des más vueltas. A la Administración, no se le toca. Sea cual fuere el partido político que gobierne.

La vida de nuestros hijos no tiene precio, aunque para ellos esté todo tasado y  calculado. En este caso, un 10%.

Quédate con lo positivo: la vida de tu hijo no te la van a devolver, pero la razón ya te la dieron, aunque no la justicia.

Un fuerte abrazo.

P.D. No dejéis de pulsar en todos los enlaces que aparecen en este post. Tantos los míos como los periodísticos. Son muchos, pero no tienen desperdicios.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta en esa misma carretera, aunque esta vez, por un borracho.


El accidente que grabo Esther en el mismo lugar que perdió la vida su hijo

Acerca de Flor Zapata Ruiz

Ahora soy una madre sin hijos. Mi única hija murió por un conductor con alcohol en abril de 2005. Desde entonces escribo para concienciar, especialmente a los jóvenes, sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Afectados, Madres sin hijos, Muertes en carretera, Noticias, Puntos negros, Reflexiones, Seguridad Vial, Sentimientos, Solidaridad, Víctimas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *