El alcohol sigue siendo una cagada

Carta a una jueza

En el juicio contra el que mató a mi hija quise estar como testigo. Por supuesto yo no fui testigo del siniestro, pero quise que mi abogado me llamara a declarar. Me preguntó  varias cosas sobre Helena. Pero era solo la excusa para poder hablar y hacerle una petición al juez.

Esta fue mi petición al juez: Nadie me puede devolver a mi hija, pero todos tenemos que hacer algo para que esto se acabe.

Hoy, cuando he escuchado la noticia de la detención de una jueza de Vilanova  i  la Geltru por conducir con alcohol y provocar un siniestro de tráfico, me he preguntado, ¿qué habría pensado esta juez si le hubiera hecho la mima petición que en su día hice a otro juez? ¿Se habría reído?

Siempre digo que, aquellas personas famosas, político o con cargos de responsabilidad que les pillan conduciendo con alcohol, cometen la mayor cagada de sus vidas, por no decir que, además, podrían morir o dar muerte a otros.

Pero el alcohol sigue siendo algo a lo que no damos importancia. Son solo dos copas. Yo controlo. Siempre se ha bebido.

El que mató a mi hija, dicen que dijo cuando le preguntó a su acompañante si tenía carnet de conducir y ésta le contestó que no, «me acabo de partir la vida», pero a quien se la había roto era a mi hija, y a nosotros.

Flor  Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor con alcohol.

Acerca de Flor Zapata Ruiz

Ahora soy una madre sin hijos. Mi única hija murió por un conductor con alcohol en abril de 2005. Desde entonces escribo para concienciar, especialmente a los jóvenes, sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Alcohol, Correo sin entregar, Muertes en carretera, Seguridad Vial, Sentencias, Víctimas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *